Spotify desembarca en Wall Street con un precio inicial de 132 dólares

Investing.com – La compañía sueca de música en streaming Spotify Technology(NYSE:SPOT) comenzará hoy su andadura sobre las tablas de Wall Street con un precio de referencia inicial de 132 dólares por acción, que elevan la valoración de la compañía por encima de los 23.000 millones de dólares.

A diferencia de lo habitual en las salidas a bolsa, el estreno bursátil de la compañía no se ha realizado a través de una oferta pública de venta (OPV) si no que los títulos de la compañía entran directamente en el mercado. Al no haber un toque de campana, se especula con que el inicio de la negociación real de los títulos de la compañía podría producirse en torno a la media sesión estadounidense (16.00 GMT).

Asimismo, con esta decisión de no realizar una OPV, la compañía renuncia a la captación de capital mediante la emisión de nuevas acciones al mercado, pero evita también la intervención (y sus respectivos costes) por parte de los bancos que tradicionalmente ejercen como colocadores de las nuevas acciones.

Al carecer por tanto de ese proceso, tampoco se ha producido una fijación de precios previa y los inversores han tenido que esperar al día de hoy para que la Bolsa de Nueva York publicase ese primer precio de referencia sobre el que comenzarán a operar los títulos de la firma sueca en el parqué.

Tras la llegada de Dropbox (NASDAQ:DBX) la pasada semana y de Zscaler (NASDAQ:ZS) a mediados de marzo, Spotify era el último unicornio (empresas con una valoración superior a los 1.000 millones de dólares) que faltaba por debutar en este inicio de año.

Después de una nueva jornada de ventas masivas en el día de ayer, especialmente dura en el sector tecnológico, la conocida plataforma de música online ha tenido la fortuna de debutar en un día en que las aguas bajan bastante más calmadas, lo que podría facilitar que la compañía ponga fin a su primera jornada con un saldo positivo.

Nuestro experto Clement Thibault, publicaba recientemente un análisis sobre la compañía de cara a su salida en Wall Street y, más allá de su aversión por las salidas a bolsa, concluía que existen muchas señales de alarma en torno a esta compañía que todavía no ha sido capaz de alcanzar beneficios reales.