Smartmatic: lo que hay detrás de la empresa que dejó en evidencia a Maduro

Fuente: Yahoo Finanzas

Por Mariángela Velásquez

La legitimidad de los resultados de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente celebrada en Venezuela volvió a estar en tela de juicio luego de que uno de los directivos de la firma de votación electrónica Smartmatic señaló que las cifras de votantes fueron manipuladas.

“Hoy, con el más profundo pesar tenemos que informar que el anuncio de la data de participación del pasado domingo 30 de julio para la elección de la Asamblea Constituyente fue manipulado”, fueron las declaraciones textuales del director ejecutivo de Smartmatic, Antonio Múgica.

Tras bastidores, la explicación de una persona vinculada a la firma fue mucho más clara: “El sistema creado por Smartmatic no fue vulnerado. Simplemente las autoridades electorales venezolanas mintieron al divulgar unas cifras que no existen”.

La rectora principal del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, desestimó de inmediato las apreciaciones de Múgica al señalar que Smartmatic sólo “provee ciertos servicios y soporte técnico” que no son determinantes en los resultados y consideró que forman parte de una continuada agresión contra el ente comicial venezolano liderada por Estados Unidos.

Pero la denuncia de Múgica ejerce aún más presión sobre el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien insistió en los comicios para reescribir la Constitución venezolana de 1999, impulsada por el fallecido Hugo Chávez, pese a una fuerte ola de protestas de la oposición y la desaprobación de 38 países entre los que se encuentran Estados Unidos, Argentina, Colombia, Chile, Panamá, Reino Unido, Costa Rica, México, Perú y los miembros de la Unión Europea.

¿Por qué importa lo que dice Smartmatic?

Más allá de los descalificativos del gobierno y el CNE, las palabras de Múgica tienen un peso extraordinario porque es el creador del actual sistema electoral venezolano, junto a su socio y presidente de Smartmatic, Roger Piñate, y Alfredo José Anzola, el tercer fundador de la empresa que murió en un accidente aéreo en 2008. Conoce el sistema como la palma de su mano.

Los tres ingenieros electrónicos egresados de la Universidad Simón Bolívar, el centro de estudios tecnológicos más prestigioso de Venezuela, idearon cada detalle del que ha sido considerado como uno de los sistemas de votación más confiables y avanzados del mundo.

Expertos como el periodista electoral Eugenio Martínez han señalado que se trata de un sistema blindado que está diseñado para proteger a los votantes de fraude y para asegurar la exactitud del conteo de votos.

Múgica, Anzola y Piñate, que fundaron su empresa en West Palm Beach en 2000, se inspiraron en el escándalo de las papeletas perforadas o “hanging chads” durante los comicios presidenciales estadounidenses de ese mismo año, en los que George Bush ganó a Al Gore por un estrecho margen. Algunos señalaron que el resultado electoral fue alterado por un mal diseño de las boletas de votación y en los mecanismos de reconteo.

Para 2003, Smartmatic ya había construido el primer prototipo de su máquina de votación electrónica y un año más tarde ganó la licitación convocada por el Consejo Nacional Electoral para sistematizar todo el sistema de votación que actualmente cuenta con un padrón de 19.504.106 ciudadanos inscritos para votar. Desde entonces ha trabajado junto al CNE en el diseño de la logística, entrenamiento de operadores, instalación de máquinas de votación, diseño de la boleta electoral, registro biométrico de votantes, transmisión de datos, conteo de votos y auditorías postelectorales.

Smartmatic ha validado los resultados en los 15 procesos comiciales municipales, regionales, parlamentarios y presidenciales realizados en Venezuela desde 2004 hasta el 2015, cuando se produjo la primera derrota aplastante del chavismo desde su surgimiento en 1999 durante las elecciones a los diputados de la Asamblea Nacional.