Si quiere pistas sobre el rumbo del dólar mire a Pekín

Por Richard Frost.

El banco central de China podría desempeñar un papel cada vez más importante en el mercado cambiario mundial.

La tendencia del dólar registra un cambio impresionante. El Bloomberg Dollar Spot Index, para la divisa al contado, ha subido un 2,5 por ciento desde sus mínimos del pasado 8 de septiembre. Si bien una Reserva Federal con un sesgo más restrictivo, la reforma tributaria prevista en Estados Unidos y un cansancio en el mercado vendedor fueron algunos de los factores, el repunte coincide con una medida dramática del banco central de China para depreciar su moneda.

Como informaron Bloomberg News y otros medios la noche del 8 de septiembre, el Banco Popular de China eliminó las normas que encarecían las apuestas contra su moneda, dando luz verde a las operaciones bajistas. El yuan borró una ganancia de 0,8 por cierto ese día, y ha cerrado a la baja a diario desde entonces.

No es la primera vez que cambios en la política cambiaria de China muestran una correlación con giros en la tendencia del dólar. Un aumento en las tasas interbancarias en Hong Kong a principios de enero aplastó las apuestas bajistas contra el yuan, llevando la tasa de cambio extranjera a un alza semanal récord. Mientras el Bloomberg Dollar Spot Index no registró grandes cambios en la semana, sí alcanzó su mayor nivel en lo que va de año.

No obstante, el yuan offshore representa sólo un 3 por ciento de la composición del índice Bloomberg Dollar Spot (el euro es la moneda con mayor peso con 32 por ciento, seguido por el yen con 18 por ciento), por lo que sus fluctuaciones no son suficientes para determinar el rumbo del dólar. Además, las intenciones del banco central chino respecto al yuan aún son opacas, lo que obliga a los operadores a leer las hojas de té con respecto a las fijaciones cambiarias diarias. Así, quienes apuestan al dólar deberían estar atentos, pues tasas de referencia más fuertes a lo esperado para el yuan podrían sugerir que los funcionarios chinos están deseosos de poner fin a la reciente ola de depreciación.