Reformas no logran persuadir a MSCI de ascender a Argentina

Por Carolina Millan y Andres R. Martinez.

En un shock para los inversores y un golpe al impulso de Argentina, MSCI Inc. decidió no ascender a Argentina a la categoría de mercado emergente. La medida niega al país miles de millones de inversores extranjeros que estaban ansiosos por participar en la recuperación récord de las acciones.

Las apuestas bajistas en el índice de acciones Merval subieron hasta un máximo y las acciones argentinas en Estados Unidos se desplomaron. MSCI dijo que los cambios del presidente Mauricio Macri para abrir una de las economías más cerradas del mundo deben continuar por más tiempo para ser considerados irreversibles. Los mercados estuvieron cerrados el martes en Argentina, que mantendrá su condición “de frontera” por noveno año.

“El mercado se había posicionado para una decisión positiva, el miércoles va a ser un día muy malo para las acciones”, dijo por teléfono Alberto Bernal, jefe de estrategia en XP Securities. “Habían subido un 20 por ciento este año. Podrían ceder fácilmente al menos la mitad”.

La coalición de Macri llegó al poder prometiendo terminar con 12 años de gobierno kirchnerista que aislaron a Argentina de los mercados de capital. El presidente supervisó la devaluación del peso y terminó una batalla de una década con los acreedores, todo en los primeros cinco meses de haber sido electo. Desde entonces, las victorias han tardado más en materializarse y la inflación se disparó hasta el 47 por ciento el año pasado. La economía también tiene dificultades para salir de una recesión de un año y el desempleo sigue aumentando.

“Los últimos cambios se remontan sólo a enero de este año, por lo que la sensación es que sería prematuro reclasificar el MSCI Argentina de mercados de frontera a mercados emergentes sobre esas bases”, dijo en una conferencia telefónica el responsable mundial de investigación sobre gestión de índices de MSCI, Sebastien Lieblich.

La decisión de MSCI es un recordatorio de que alcanzar los objetivos pendientes de Macri, como reformar los mercados de capital, reducir el despilfarro gubernamental y atraer inversionistas extranjeros a la economía real, no será tan rápido ni fácil. No obstante, recibió un voto de confianza esta semana de los inversores en bonos con la venta de un bono a un siglo.

“La exclusión de Argentina del índice de mercados emergentes fue una herida autoinfligida, resultado de las decisiones tomadas por sus gobiernos anteriores”, dijo Bernal. “Sobre la base de su PIB per cápita y su potencial económico, nunca debería haber dejado el índice de mercados emergentes. Las medidas de Macri tendrían que haber bastado para un ascenso”.

Nada menos que US$1,6 billones en activos siguen el índice MSCI de mercados emergentes, en comparación con los US$26.000 millones correspondientes al rango de frontera.

Un ascenso habría impulsado las acciones en manos extranjeras desde 2 por ciento del producto interno bruto en 2016 al promedio de los mercados emergentes de 10 por ciento, según un informe de Morgan Stanley. En la actualidad, el mercado bursátil argentino, con una capitalización bursátil de US$83.000 millones, se ubica por detrás de pares latinoamericanos más pequeños, como Chile y Colombia, con la mayor parte del volumen de operaciones en ADR (certificados de depósito estadounidenses) que se comercializan en el exterior.

Grupo Financiero Galicia SA y Banco Macro SA, que según Citigroup podían agregarse al índice, cayeron en las últimas operaciones del martes. YPF SA, el productor de petróleo estatal, perdió un 17 por ciento en las operaciones después de horas en Nueva York.

“No nos sentimos responsables de los movimientos en los mercados. Si los inversores toman posiciones antes de que hagamos un anuncio, es básicamente su responsabilidad”, dijo Lieblich de MSCI.