Presidenta de la Fed cree peligroso que baje más la inflación

Por Matthew Boesler.

La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, advirtió que subir demasiado rápido las tasas de interés conlleva el riesgo de estancar la inflación por debajo de la meta de 2 por ciento del banco central de EE.UU. y dijo que había “algunos indicios” de que podrían estar cayendo las expectativas de aumentos de precios a futuro.

“Puede resultar bastante peligroso permitir que la inflación baje y no cumplir con la meta de inflación del banco central con el tiempo”, dijo Yellen el martes, y también discutió los peligros de dejar las tasas muy bajas durante demasiado tiempo.

“Uno de los motivos por los cuales es peligroso es que probablemente también bajen las expectativas de inflación y de hecho hay algunas evidencias… No creo que hayan caído mucho, pero hay ciertas sugerencias” de que podrían estar bajando, dijo la funcionaria en un evento en la Universidad de Nueva York moderado por el expresidente del Banco de Inglaterra Mervyn King. “Sería una situación muy indeseable”.

El lunes, la Fed anunció que Yellen, de 71 años, renunciaría cuando el Senado confirme a Jerome Powell —un gobernador de la Fed nominado por el presidente Donald Trump para sustituirla cuando venza su mandato en febrero— y él asuma la presidencia.

Intento

Yellen, Powell y el resto del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), que fija la política monetaria del banco central de EE.UU., intentan reconducir las tasas de interés a lo que consideran un nivel más neutro tras años de tenerlas casi nulas para combatir los efectos de la crisis financiera.

Su mediana de pronósticos fijó el nivel neutro a un 2,75 por ciento en septiembre, cuando se publicaron las últimas proyecciones trimestrales. Actualmente, la Fed tiene como meta una franja de 1 por ciento a 1,25 por ciento para su tasa de referencia a un día.

Yellen dijo que, con tasas tan bajas para los estándares históricos, el banco central tendría menos margen que antes para reaccionar a una debilidad económica relajando sus políticas.

“Endurecer las políticas demasiado rápidamente podría dejar la inflación debajo de nuestra meta con todos esos peligros”, agregó. “Por otro lado, hacerlo demasiado despacio también conlleva riesgos y el mercado laboral podría ajustarse muy velozmente”.

Menos pesimismo

Aunque el desempleo cayó a 4,1 por ciento el mes pasado —la tasa más baja en casi 17 años—, la inflación se mantuvo por debajo del objetivo del banco central durante la mayor parte de la expansión y este año se desaceleró inesperadamente.

La desaceleración aumentó el pesimismo de los inversores respecto a que suban las tasas de interés durante la primavera y el verano boreales, pero las pautas de las autoridades de la Fed estos últimos dos meses indican que están mirando más allá de lo que consideran una caída temporaria de las presiones sobre los precios, lo cual causó un rebote de las tasas del mercado.

Los inversores están casi seguros de que el FOMC elevará la tasa a un día cuando se vuelva a reunir en diciembre y estiman probabilidades de más de 50 por ciento de que haya otro aumento en marzo, según los precios de los contratos de futuros de fondos federales. Las proyecciones del FOMC publicadas en septiembre anticipan tres subidas para 2018.

Yellen no se refirió explícitamente a las futuras decisiones en materia de política monetaria de la Fed, pero le aseguró al público que “no queremos una política de auge y colapso”.