Panameños le deben a los bancos 24 mil millones de dólares

Fuente: Panamá América

Más de 24 mil millones de dólares deben los panameños a las entidades bancarias, un endeudamiento que, según los especialistas, se genera por el aumento del costo de la vida, lo que disminuye el poder adquisitivo.

Solo en el último año esta deuda creció 2,630 millones 891 mil dólares, lo que representa un incremento de 12%, superando la deuda pública del Estado por $3,135 millones 491 mil.

En diciembre de 2015, los préstamos de los panameños en el sistema bancario sumaban 22 mil 171 millones 600 mil dólares, pero ya para noviembre de 2016 la suma alcanzó los $24 mil 802 millones 491, de acuerdo con las estadísticas de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP).

Tomando en cuenta las alzas constantes en los precios de los alimentos, transporte, educación, salud, electricidad y ahora al aumento en la tasa de interés anunciada por algunos bancos, la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (Uncurepa) estima que de 10 panameños con acceso al crédito, más de la mitad ha sobrepasado su capacidad.

Los panameños mantienen compromisos que incluyen $6,504 millones 37 mil en préstamos personales, $2,001 millones 469 mil en tarjetas de crédito, 1,638 millones 645 mil dólares en préstamo de auto y $14 mil 658 millones 338 mil en préstamo hipotecario.

En el último año, la deuda en tarjeta de crédito aumentó 308 millones 495 mil dólares, el monto en préstamos de auto subió 223 millones 826 mil dólares, el de los hipotecarios se incrementó 1,496 millones 201 mil dólares y los personales, 602 millones 368 mil dólares.

Para la economista Maribel Gordón, dada la brecha entre salario y costo de vida, una de las pocas alternativas de la población para hacer frente a sus necesidades es el crédito.

Y es que en promedio el 68.5% de los panameños devenga un salario mensual que oscila entre $100 y 800 dólares mensuales, de acuerdo con las estadísticas de la Contraloría General de la República.

Para este primer semestre del año, algunos panameños tendrán un alza en su factura de electricidad de aproximadamente un 10%, principalmente clientes de la Empresa de Distribución Eléctrica para el Sector Noreste de Panamá (Ensa).

Adicional a esto, el costo de la canasta básica familiar aumentó 1.8%, ubicándose en $308.34 en Panamá y San Miguelito, mientras que en el resto del país subió 0.9%, con un costo de 280.76 dólares, según el último informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Aunado, el índice de precios al consumidor (IPC) registra que el transporte aumentó 0.4%; el transporte colegial, 2.1%; la atención médica privada, 4.6%, durante el último año.

Estos aumentos preocupan a consumidores y economistas. Según el Código de Trabajo, la capacidad de crédito del panameño es de 50% del salario mensual; 30% exclusivamente para préstamos hipotecarios y 20% comercial (préstamos de consumo y autos).

Gordón explica que a nivel internacional (la Reserva Federal de Estados Unidos) se ha dado una política de incremento de tasas crediticias, que se ha visto reflejado en varias economías de la región, y Panamá no es la excepción.

«Indudablemente que el alza en las tasas de interés incrementará el precio del crédito y afectará a sectores populares y capas medias, en la medida en que un gran contingente de la población ni siquiera va a tener posibilidades de acceso al crédito para satisfacer sus necesidades», agregó la economista.

La situación es aún más compleja, a juicio de la experta, porque puede generar un efecto multiplicador al impactar incluso el costo de vida a nivel nacional.

Con esto coincide el también economista Juan Jované, al indicar que el alza en las tasas de interés puede tener un efecto inflacionario, en la medida en que las empresas que producen bienes y servicios sientan que el aumento les elevó los costos y tengan que transmitirlo a sus precios de venta.

Para Jované, la capacidad del panameño para adquirir una vivienda disminuirá y tendrá que enfrentar mayores tasas de interés en las tarjetas de crédito.

El economista Augusto García también afirma que el aumento de la tasa de interés disminuirá la posibilidad de que los panameños tengan acceso al crédito, lo que podría tener un impacto negativo en la economía.

García señaló, además, que la creciente oferta de empleos solo por tiempo definido, que comienza a ser una tendencia, también afecta el acceso al crédito de los panameños.

 

$10

mil 144 millones 153 mil sumaron los préstamos al consumo hasta noviembre de 2016.

$9

mil 9 millones 463 mil dólares fue el monto total en préstamos al consumo en 2015.