Montaña rusa en el mercado de divisas

Análisis realizado al cierre del mercado estadounidense por Kathy Lien, directora general de Estrategia FX en BK Asset Management.

Ha sido un día inusualmente volátil en el mercado de divisas. Las divisas europeas operaron bajo un fuerte sesgo durante la primera mitad de jornada de negociación en Norteamérica pero se recuperaron rápida y súbitamente antes del cierre en Londres sólo para revertir su rumbo minutos después. La montaña rusa se debió totalmente a la fijación de los flujos aunque cabe destacar que el rendimiento de los bonos de Estados Unidos y el dólar también repuntaron en el mismo período de tiempo. El par USD/JPY se disparó hasta máximos de 111,80, su cota más alta de las últimas cuatro jornadas de negociación.

Parte del movimiento del dólar fue impulsado por una subasta del billete pero los inversores también compran dólares a la espera de las actas del FOMC. Todo apunta a que las actas de la última reunión de la Fed refuercen las expectativas del mercado en cuanto a los ajustes de junio. En la última reunión de la Fed, el banco central restó importancia a la disminución de la creación de empleo y del consumo y el gasto, centrándose en cambio en las positivas previsiones económicas.

Aunque los últimos informes económicos, incluyendo el PMI, las ventas de vivienda nueva y el índice de la Fed de Richmond, resaltan la vulnerabilidad de la recuperación de Estados Unidos, la Fed no ha hecho nada que ponga en duda las expectativas de ajuste del mercado. Han tenido numerosas oportunidades para sugerir que los inversores son demasiado optimistas, pero no lo han hecho. El USD/JPY podría alcanzar el nivel de 112 justo antes o justo después de la publicación de las actas del FOMC pero el auténtico nivel de resistencia es la MMS de 100 días cerca de 112,60.

A pesar de que los datos de la zona euro han resultado mejores de lo previsto, el EUR/USD se desplomó hasta situarse por debajo de 1,12. La moneda única operó bajo un fuerte sesgo durante la mayor parte del día y aun cuando el GBP/USD dejó atrás el nivel de 1,3034, los beneficios del EUR/USD fueron limitados. El bajo rendimiento de la divisa puede explicarse por el banco central y las preocupaciones del mercado acerca de la inflación.

Aunque la confianza empresarial de Alemania ha aumentado en mayo gracias a la fuerte actividad del sector manufacturero, las presiones de precio están disminuyendo. El componente del precio del informe sobre el PMI de la eurozona ha descendido por primera vez en 15 meses y el reciente fortalecimiento del euro podría impulsar la inflación aún más. El Banco Central Europeo (BCE) ha sido reacio a hablar de las mejoras de la economía debido a la baja inflación y sus preocupaciones no han hecho más que aumentar después de los informes de hoy.

Aparte de la caída de los precios del PMI, la actividad del sector servicios de la región también se ralentizó – dando a los alcistas del euro la excusa perfecta para recoger beneficios después de una jugada tan larga.

Mientras tanto, la libra ha sido la que más variaciones ha experimentado. El GBP/USD se disparó hasta el nivel de 1,3034 antes de revertir su curso y descender hasta el 1,2953. El par cerró la jornada cerca de mínimos, lo que confirma que no sobrepasará en nivel de 1,30. Aunque seguimos creyendo que veremos caer el par por debajo de 1,29 hasta 1,30 por el espejo retrovisor, el camino de menor resistencia debe ser a la baja. El terrible atentado terrorista de anoche ejerce una gran presión sobre la divisa y el daño fue mayor que el déficit previsto.

De cara al futuro, todo el mundo estará pendiente del dólar canadiense. Al anuncio de política monetaria del Banco de Canadá de este miércoles le seguirá la reunión de la OPEP del jueves. Los precios del petróleo están subiendo a la espera de estos dos eventos claves pero el USD/CAD ha encontrado su rumbo por encima de 1,35.

En su última reunión, el banco central elevó sus perspectivas de crecimiento y adelantó hasta la primera mitad de 2018 la fecha prevista en cuanto a la reducción del margen, lo que hizo subir bruscamente el dólar canadiense. Los inversores interpretaron el anuncio como una modificación del banco central en cuanto a su relajada postura. Desde entonces ha habido mejora y deterioro en la economía de Canadá, como se muestra en el siguiente gráfico.

Las ventas minoristas, la inflación, la vivienda y la actividad comercial han descendido, pero el empleo y la actividad manufacturera aumentaron. No creemos que haya suficientes cambios para modificar los puntos de vista del banco central y poner en riesgo la recuperación del CAD. Todo apunta a que las naciones de la OPEP ampliarán las reducciones de producción que acordaron a principios de este año. Una ampliación de seis meses sería negativa para el CAD, nueve meses sería levemente positivo y 12 meses conllevaría un buen avance para la moneda.

Los dólares de Australia y Nueva Zelanda cerraron la jornada en sus máximos. Los datos sobre la balanza comercial de Nueva Zelanda se publican esta noche y, aunque la subida de los precios de los productos lácteos debería impulsar el valor de las exportaciones, la actividad manufacturera se ha ralentizado según el último informe. Teniendo esto en cuenta, seguimos pensando que los dólares vinculados a las materias primas podrían superar el rendimiento de las divisas europeas en el corto plazo.