Miembros del BCE no se preocupan demasiado por subida del euro

Por Carolynn Look y Boris Groendahl.

La apreciación de la moneda común de la eurozona no es un motivo importante para preocuparse, según Ewald Nowotny, miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo.

“Desde la introducción del euro, hubo grandes movimientos en la tasa entre el euro y el dólar. Hoy estamos más o menos donde estábamos cuando se introdujo el euro”, dijo él este viernes en Alpbach, Austria. “Por lo tanto, no interpretaría demasiado de ello ni lo dramatizaría”.

El jefe del banco central de Austria subrayó que la normalización de las políticas no puede tratarse de “pisar los frenos, ni siquiera de pisarlos abruptamente”, y que es importante llevar a cabo el proceso “con cuidado”. El vicepresidente del BCE, Vítor Constâncio, que ese mismo día habló en Cernobbio, Italia, sobre la dificultad para revivir la inflación, se hizo eco de aquellos comentarios.

“Tomada en conjunto, la ampliación de la recuperación en los diversos países y sectores sugiere que no sólo la recuperación tomó impulso sino que, y esto es importante, se volvió más robusta”, dijo Constâncio. De todas formas, “no se materializó la fuerte etapa reflacionaria mundial que parecía probable al comenzar el año. Por lo tanto, la tarea de normalizar la inflación y el desempleo a niveles aceptables sigue siendo difícil”.

El euro llegó a subir 0,2 por ciento frente al dólar y tocó US$1,1930, pero luego contuvo su avance y cotizaba a US$1,1913 a las 12:32, hora de Fráncfort. En lo que va del año se apreció 13 por ciento.

Impulso

Los comentarios de las autoridades del BCE señalan que el impulso cada vez mayor en la economía de 19 países, cuyo producto interno bruto se expandió 0,6 por ciento en el segundo trimestre, no llega a convencerlas de que la región está lista para que se le retire el apoyo monetario. El programa de compras de bonos del BCE, de 2,3 billones de euros (US$2,7 billones) se evaluará la semana que viene, cuando se reúna el Consejo de Gobierno para actualizar la política.

Un factor que probablemente pese en la discusión es el hecho de que el crecimiento de los precios al consumidor se mantiene por debajo del objetivo del BCE. Las presiones subyacentes sobre los costos no aceleraron en agosto pese a que la tasa general subió a 1,5 por ciento, y la apreciación del euro provocó inquietud entre algunas autoridades por la posibilidad de que si se supera la meta esto pueda afectar el crecimiento y atrasar todavía más una subida sostenible de los precios al consumidor.

Los comentarios de Nowotny indican que a él no le preocupa demasiado que la apreciación actual pueda sofocar la recuperación. Un informe publicado este viernes mostró que la producción manufacturera en la eurozona aumentó a una de las tasas más altas desde 2011, y los elevados niveles de confianza entre las empresas sugieren que continuará el período actual de fuerte crecimiento. Constâncio también elogió el fortalecimiento de la economía.

“Ahora, la recuperación cíclica en curso en la eurozona es más amplia y está más consolidada”, dijo Constâncio. La región está “mejor preparada para resistir shocks del mercado financiero”.