Miembro de la Fed minimiza achatamiento de curva de rendimientos

Por Christopher Condon y Rich Miller.

La presidenta del Banco de la Reserva Federal de Cleveland, Loretta Mester, minimizó la preocupación por un aplanamiento de la curva de rendimientos, pero expresó cierta inquietud por las elevadas cotizaciones del mercado accionario, y dijo que ambos factores constituían motivos para seguir subiendo las tasas de interés.

En una entrevista con Bloomberg News el jueves en Washington, Mester sostuvo que las tasas de interés bajas a largo plazo y los precios altos de las acciones brindan condiciones financieras favorables y dan impulso a una economía que está en pleno empleo o más allá.

Algunos analistas se preocupan por lo contrario y dicen que el achicamiento de la brecha entre los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos con vencimiento en dos y 10 años podría vaticinar un debilitamiento de la economía. Ese diferencial se redujo de 129 puntos básicos en diciembre de 2015, cuando la Fed comenzó a elevar las tasas en el actual ciclo de ajuste, a unos 62 puntos básicos.

Una inversión de la curva de rendimientos ya fue un indicador fiable de recesiones inminentes. Cuando las tasas a corto plazo superan las del largo plazo, a los bancos no les resulta rentable prestar dinero, lo cual restringe el crédito y así perjudica la economía. Las curvas de rendimientos también tienden a invertirse cuando la Fed sube mucho las tasas para el corto plazo al tratar de controlar una inflación que estima demasiado alta.

Hoy no es así, dijo Mester, en tanto la inflación está por debajo de la meta y el banco central está subiendo las tasas de corto plazo, pero lentamente.

“Creo que las tasas de largo plazo subirán debido al punto en que estamos en la economía y al punto al que proyectamos que vaya”, dijo la funcionaria. “Pero este es otro de los motivos por los cuales tenemos que seguir subiendo la tasa del corto plazo. Estas condiciones financieras son flexibles”.

‘Debemos preocuparnos’

Mester se mostró menos optimista respecto a las acciones estadounidenses, que batieron varios récords este año, y a otros mercados de activos.

“No es un riesgo enorme ni un problema inminente, sino algo por lo cual debemos preocuparnos”, dijo. “Es uno de los riesgos por los cuales creo que debemos subir las tasas de interés”.

Mester, al frente de la Fed de Cleveland desde 2014, es una de las autoridades de la Fed que defienden tenazmente subir de a poco las tasas pese a la debilidad de los registros de inflación de este año. El año que viene tendrá derecho a voto en el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés). En 2016, Mester disintió y apoyó subir las tasas en dos reuniones donde el panel decidió mantenerlas sin cambios.

El FOMC tiene programado reunirse el 12 y el 13 diciembre en Washington. Los precios de los contratos de futuros de fondos federales implican que la enorme mayoría de los inversores anticipa que la Fed subirá un cuarto de punto porcentual su tasa de referencia, para una banda de 1,25 por ciento a 1,5 por ciento.

“Hay argumentos convincentes para seguir subiendo gradualmente las tasas de interés”, dijo Mester. “No me preocupan tanto las cifras de inflación, pese a que están bajas respecto a nuestros objetivos”.