Luxemburgo puede complacer a los banqueros que huyen del Brexit

Por Stephanie Bodoni.

El pequeño Luxemburgo está atrayendo a firmas en busca de una base post-Brexit en la Unión Europea, desde JPMorgan Chase & Co. hasta el gigante de los seguros American International Group Inc.

Si bien para muchos el Gran Ducado es un paraíso multilingüe, a los aspirantes a expatriados se les advierte que no esperen el estilo de vida cosmopolita que actualmente disfrutan en Londres y que deben prepararse para pasar largas horas en carreteras atascadas.

El país ya está lleno hasta el tope de bancos y casas de inversión a pesar de la pérdida de las normas de secreto bancario que contribuyeron a impulsar su transformación de bastión del carbón y del acero en los años de la posguerra.

Después del Brexit, “será una locura”, dijo José Pedro Fernandes, un taxista de 56 años que se trasladó a Luxemburgo desde Portugal hace 15 años y se gana la vida transportando a trabajadores financieros por la embotellada capital que carece de metro y adolece de servicios de autobuses inadecuados.

La congestión del tránsito se ha vuelto “insoportable”, según Fernandes, debido a las obras en construcción que hay por todas partes para crear una nueva línea de tranvía y una ola de nuevos edificios de oficinas que se pueden ver apareciendo en la ciudad de Luxemburgo –-la capital del estado indudablemente más rico de la UE– y sus alrededores.

AIG dijo en marzo que abrirá una sede en Luxemburgo tras la votación del Reino Unido a favor de abandonar la Unión Europea. La aseguradora estadounidense FM Global y la aseguradora de Lloyd’s of London, Hiscox Plc., al igual que la sociedad de inversiones Blackstone también eligieron Luxemburgo como su nuevo centro en la UE. JPMorgan dijo este mes que planea trasladar a cientos de banqueros de Londres a oficinas ampliadas en Luxemburgo, Dublín y Fráncfort.

Luxemburgo sigue siendo el mercado de fondos más grande del mundo después de los Estados Unidos y su rápida adopción de las leyes de la UE y las normas llamadas de establecimiento para la administración de fondos y otros servicios han incrementado los activos bajo gestión en sus bancos. El derecho de establecimiento es un enorme atractivo post-Brexit ya que permite a las firmas extranjeras autorizadas allí hacer negocios en el resto del bloque próximo a ser de 27 países.

Albóndigas de hígado

Cultural y socialmente, Luxemburgo trata de adaptarse a las crecientes demandas de su población adinerada y un probable influjo de la capital británica. Ahora lo visitan regularmente celebridades y, a diferencia de lo que ocurre en ciudades más grandes, todavía resulta fácil conseguir una entrada para los espectáculos.

Los banqueros bien pagos y sus familias no morirán de hambre. Lo que no tiene Luxemburgo en bares de sándwiches lo comprensa con sus 11 restaurantes con estrellas Michelin que suelen servir delicias regionales como el pudín negro y albóndigas de hígado rociados con Pinot Gris.

De todas maneras, Luxemburgo está a años luz de Londres en lo que se refiere a cosas para hacer y lugares para salir. En una encuesta de PricewaterhouseCoopers, la capital del Reino Unido quedó clasificada el año pasado como la mejor ciudad del mundo en calidad de vida, por delante de París y Nueva York.

“En la ciudad, no hay ambiente de noche”, dijo Chris Edward, director regional del Reino Unido en Lombard International Assurance, que, no obstante, dice que le gusta formar parte de las 590.000 personas apiñadas en el segundo país más pequeño de la UE. “Donde vivo localmente, es totalmente distinto”.