Los bonos de los mercados emergentes restan importancia al riesgo político al acercarse las elecciones

Ralph Cope, Especialista en Mercados de Bloomberg, contribuyó a este artículo. Apareció inicialmente en la Terminal Bloomberg.

Antecedentes

El próximo año será un año importante de elecciones en los mercados emergentes. Para finales de 2018, los votantes de Brasil, México, Indonesia, Malasia, Tailandia, Sudáfrica, Rusia y Colombia habrán decidido carreras electorales que van desde locales a nacionales. En conjunto, estos países constituyen el 51 por ciento del Índice de Bonos Gubernamentales en Moneda Local de Mercados Emergentes de Bloomberg Barclays, por lo que su liderazgo tiene potenciales efectos de propagación para los inversionistas.

Entre las elecciones más destacadas se encuentra la carrera presidencial en Brasil, que cuenta con la mayor ponderación de índice de este grupo de ocho naciones. El actual presidente Michel Temer –quien reemplazó a la destituida presidenta Dilma Rousseff y que también ha sido salpicado por escándalos, a pesar de que la economía del país ha mejorado en gran medida bajo su liderazgo– ha señalado que no se postulará. El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y el agitador Jair Bolsonaro, que ha sido llamado “el Donald Trump de Brasil,” son considerados como los primeros favoritos en un ámbito que atraerá a un número de candidatos de dos dígitos.

“2018 es un desierto, un campo abierto donde todo puede suceder,” dijo en octubre Joao Paulo Peixoto, profesor de política en la Universidad de Brasilia.

La elección presidencial de México será otra carrera muy observada. El presidente Enrique Peña Nieto ha dicho que no se postulará de nuevo, y el izquierdista Andrés Manuel López Obrador es visto como un fuerte contendiente. López Obrador ha prometido impulsar el salario mínimo y aumentar el gasto social para combatir la pobreza, y ha dicho que revisará y posiblemente revertirá las reformas que abrieron los sectores petrolero y eléctrico a la competencia privada, lo que tiene a los inversionistas en ascuas.

La cuestión

Un análisis de Bloomberg indica que si bien todos estos países se enfrentan a un cierto grado de encrucijada política en los próximos meses, los inversionistas no parecen estar considerando plenamente los riesgos políticos. El análisis hace uso de las calificaciones de riesgo político de GeoQuant, que combina las ciencias políticas con un enfoque cuantitativo para crear indicadores sistemáticos de riesgo político en todos los países del G20. Su índice utiliza cientos de medidas estructurales del riesgo país, incluyendo datos macroeconómicos, demográficos, de seguridad y de encuestas.

Para Brasil, los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) a cinco años han estado disminuyendo, reflejando la opinión de los inversionistas de que es cada vez menos probable que no pague sus deudas durante los próximos cinco años. Sin embargo, GeoQuant dice que el nivel de riesgo político del país está aumentando, creando una brecha cada vez mayor entre el riesgo político y los precios de los CDS.

El análisis de Bloomberg para México encuentra un conjunto similar de líneas de tendencia, con el riesgo político en alza y los precios de los CDS en descenso.