JBS habría terminado de renegociar su deuda con sus bancos

Por Gerson Freitas Jr. y Felipe Marques.

JBS SA, el frigorífico en el epicentro de la reciente crisis política de Brasil, terminó de negociar con los bancos para garantizar que se mantengan abiertas líneas de crédito a corto plazo, según personas al tanto del tema.

Sus principales acreedores —entre ellos Banco do Brasil SA, Caixa Econômica Federal, Banco Santander Brasil SA y Banco Bradesco SA— acordaron extender 12 meses las líneas de crédito sin modificar las tasas de interés, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato porque las discusiones fueron privadas. Las entidades de préstamo recibirán garantías adicionales y un pago adelantado del 10 por ciento del monto pendiente en el transcurso del próximo año, dijeron las personas.

Además, estos bancos serán los primeros en recibir pagos de la venta de activos de JBS, dijeron dos de las personas. Según el acuerdo, el 80 por ciento de lo recaudado con cualquier venta se utilizará para pagar deudas con los bancos, dijo una de las personas. Se cerró otro acuerdo con Itaú Unibanco Holding SA, que recibirá un pago adelantado mayor al de los demás bancos pero sin garantías adicionales, dijeron las personas.

La deuda total de JBS con los bancos ascendía a 23.800 millones de reales (US$7.400 millones) en el primer trimestre, según un informe de Natalia Corfield, una analista de JPMorgan Chase & Co. JBS no quiso comentar sobre las condiciones del acuerdo pero el miércoles afirmó en un comunicado que mantuvo “discusiones productivas y constructivas” con las instituciones financieras. Bradesco, Banco do Brasil, Caixa Econômica Federal e Itaú no quisieron comentar sobre sus respectivos acuerdos y Banco Santander no respondió inmediatamente un mensaje con pedidos de comentarios.

Brasil se hundió en una crisis en mayo, cuando se reveló que los hermanos Wesley y Joesley Batista, que controlan y dirigen JBS, el proveedor de carne más grande del mundo, confesaron haber sobornado a funcionarios del Gobierno. La empresa de los hermanos, J&F Investimentos SA, acordó pagar una multa récord de 10.300 millones de reales en 25 años como parte de un acuerdo por corrupción y otros delitos. Los hermanos también acordaron pagar 225 millones de reales más en multas y no irán a juicio.

La conmoción resultante hizo que se desplomaran las acciones y bonos de JBS y llevaron a la empresa y a J&F a vender activos para pagar deudas. El 20 de junio, JBS, con sede en Sao Paulo, afirmó que planea reunir unos 6.000 millones de reales vendiendo activos como la productora británica de pollo Moy Park Ltd. y operaciones pertenecientes a Five Rivers Cattle Feeding, la empresa más grande de su tipo. Dos semanas antes, JBS acordó vender operaciones de carne en Paraguay, Argentina y Uruguay a Minerva SA, la segunda exportadora de carne de res más grande de Brasil, por US$300 millones. La venta fue aprobada por el ente regulador antimonopolio de Brasil pero actualmente está suspendida por orden de un juez federal.