Fusión de Bolsas al borde del fracaso

Fuente: Capital Financiero

La proyectada fusión de las Bolsas de Londres (London Stock Exchange o LSE) y de Fráncfort (Deutsche Börse) quedó al borde del fracaso al negarse la empresa británica a vender su mayoría en la plataforma italiana de comercio de bonos MTS, como exigen las autoridades europeas para aprobar la alianza.

“En vista de la postura de la Comisión (Europea), el grupo London Stock Exchange Group no cree que la Comisión autorice la fusión”, declaró la Bolsa londinense.

La Deutsche Börse y el LSE iniciaron en marzo de 2016 su proyecto de fusión para convertirse en la mayor Bolsa europea, planes que Bruselas comenzó a examinar detenidamente en septiembre temiendo el fin de la competencia en el mercado electrónico de deuda.

La LSE, por su parte, se negó a desprenderse de la filial italiana argumentando que perdería la confianza de las autoridades de supervisión de Italia. “La MTS juega un papel importante en el comercio de bonos soberanos italianos”, sostuvo.

“Aun cuando MTS no contribuye en gran medida a la facturación del Grupo, una parte importante de la facturación y beneficios de LSE proviene de todas las actividades en Italia”, reza un comunicado.

Además, desprenderse de MTS significaría un complicado proceso de venta en el que tendrían que implicarse las autoridades de Reino Unido, Bélgica, Francia y Estados Unidos     (EE.UU.), alegó la LSE.

“Es muy improbable que la venta de MTS pueda ser llevada a cabo de forma satisfactoria”, concluyó.

La Deutsche Börse, por su parte, señaló que “las partes aguardan la revisión de la Comisión Europea” y que se espera una decisión antes de finales de marzo.

La planeada fusión de las dos Bolsas debía completarse antes de finales de junio, pero en las últimas semanas crecieron las dudas. Además de la Comisión Europea, la operación debía ser aprobada por las autoridades del estado alemán de Hesse.

Las autoridades alemanas no ven con buenos ojos el acuerdo al que llegaron las Bolsas para radicar la sede legal de la futura empresa en Londres. En caso de la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), la central quedaría fuera del bloque.

Los planes también se vieron empañados por una investigación judicial contra el presidente de la Deutsche Börse, Carsten Kengeter, por sospecha de haber utilizado información privilegiada en su propio beneficio.