En 4 años los inversores no habían estado tan preocupados por la caída de la bolsa

Fuente: Yahoo Finanzas

En las últimas semanas el índice de volatilidad de la bolsa se ha mantenido relativamente bajo. El Índice de Volatilidad del Mercado de Opciones PUT de Chicago (^VIX), que subió esta semana, ha mantenido una tendencia bajista, lo cual refleja una sensación de tranquilidad a corto plazo.

Además, desde la elección del presidente Donald Trump, los inversionistas transmiten un mayor optimismo en la bolsa.

Sin embargo, una encuesta revela una historia muy diferente.

Según el último Crash Confidence Index de Yale, la preocupación de que ocurra un colapso en la bolsa en los próximos seis meses ha alcanzado su punto más elevado en los últimos cuatro años. Los índices bajos que aparecen a continuación significan que los inversores piensan que existe una elevada probabilidad de que la bolsa caiga.

La preocupación por una caída de la bolsa alcanzó su máximo histórico a principios de 2009, poco después de la bancarrota de Lehman Brothers. El suceso agravó la confusión que ya existía en el mercado crediticio y la preocupación porque se desencadenara una profunda depresión económica.

Mientras tanto, los inversionistas han pagado por un seguro que les proteja ante una caída inesperada de la bolsa. El Índice SKEW publicado por el CBOE, que refleja el precio de la protección contra el “riesgo de cola” en bolsa como la posibilidad de que el S&P 500 caiga debido a una liquidación de acciones, ha alcanzado su nivel más alto desde el Brexit en junio.

Vale la pena señalar que el índice de Yale no se considera un predictor de las caídas de la bolsa. Más bien es un indicador de todo lo contrario. Por ejemplo: cuando el miedo alcanzó su punto máximo a inicios de 2009 le siguió el comienzo de la tendencia alcista que todavía se mantiene.

Otros aspectos a los que debemos prestarles atención

“No le prestaría demasiada atención a la encuesta sobre el riesgo de que ocurra una caída en bolsa”, comentó el jefe de estrategia de mercado de RBC, Jonathan Golub.

Últimamente el presidente Trump ha acaparado los titulares y los analistas de bolsa no han tardado en relacionarlo con la fluctuación actual o futura del mercado.

Sin embargo, es probable que la fortaleza que ostenta hoy la bolsa no dependa tanto de las promesas de crecimiento económico de Trump, como se presume, comentó Golub. Explicó que detrás del aumento del precio de las acciones se encuentra la recuperación de las cifras económicas y la reflación, así como el retorno a una tasa de interés más normalizada.

“Los fuertes retornos de las acciones en los meses previos al Día de las Elecciones, el 8 de noviembre, cuando se esperaba que Hillary Clinton ganara, sustentan esta idea”, según Golub. “El éxito de la política pro-crecimiento de Trump es el factor que lidera la fortaleza de la bolsa, pero no es lo que la está alimentando”.

En resumen: ya se trate de Trump, la economía o cualquier otro factor, existe una gran confusión y desacuerdo en torno al reciente estado de la bolsa. Sin embargo, solo podremos saber a posteriori si al final se prolonga la tendencia alcista, la bolsa sufre una crisis o sucede otra cosa.