El secreto bancario sobrevivirá y la banca tiene que adecuarse

Fuente: El Financiero

El otrora idolatrado secreto bancario, venido a menos por su mal uso por los evasores y traficantes globales, está en coma, pero no muerto, ni en Suiza, a pesar de que se ha interpretado que sí, por sus acelerados avances en materia de intercambio automático de información, pues más bien se está cuidando de no sobrerregular al sistema.

Así lo ve el superintendente de Bancos de Panamá, Ricardo Fernández, quien dijo a El Financiero que recientemente estuvo en Suiza y Alemania, para visitar a sus colegas reguladores y algunos de los principales bancos y conocer cómo se están adaptando a las nuevas reglas de Basilea III, de las multilaterales y del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Visite Suiza, y me llamó mucho la atención, conocer lo que está haciendo un centro de primera para manejarse dentro de estos cambios regulatorios que se están haciendo, cómo están capeando el temporal, es muy interesante”, acotó.

A diferencia de Panamá, en donde las auditorias las hace la Superintendencia de Bancos (SBP), ”ellos tienen un código de conducta que te da una guía de cómo hacerla y la hace la firma de auditoría del banco bajo la supervisión de la asociación bancaria suiza, y no publican las sanciones, pero están por cambiar eso”, detalló.

Fernández indicó que los suizos están enfocados en el tema tributario en estos momentos, “tienen mucha presión de la Unión Europea” y su meta es “ponerse al día, pero no sobrerregular, están muy enfocados también en el tema de Fintech (finanzas y tecnología), para convertirse en un hub de tecnología financiera bancaria de punta”.

Aseguró que “siguen muy enfocados en su banca privada, que la tienen muy desarrollada y los sentí muy abiertos a cooperar con Estados Unidos, mucho, y voluntariamente, los bancos directamente han hecho acuerdos privados, más allá de Fatca”.

Suiza “no te diría que va a dejar la confidencialidad, eso es entrecomillas dentro del marco de lo que tenemos, (el punto es) no sobrerregular, sino hacer lo convenido con GAFI, la OCDE y otros organismos similares”, acotó.

Comentó que Panamá dio “un gran paso” con su adhesión al convenio multilateral de intercambio de información fiscal de la OCDE, rápidamente, y luego de actualizarse con las nuevas recomendaciones, puede examinar incorporarse a ese organismo. Colombia y Costa Rica están en ese proceso de sumarse al ente global.

“Estuve en el regulador suizo, en los bancos alemanes, tú no tienes idea cómo se cuidan, lo sensitivo que son a estos temas, los entiendo”, apostilló.

En el caso de Panamá dijo que “es muy bueno que se haya seguido teniendo reuniones bilaterales con las autoridades de EE.UU. sobre el riesgo bancario, hay avances, mayor apertura del regulador americano, eso influye mucho más de lo que la gente piensa, en la medida que le puedas mostrar lo que estás haciendo, que esta ejecutando los cambios bajo la nueva normativa, eso nos ha ayudado mucho, Estados Unidos es uno de los actores importantes” en ese juego.

El pasado 1 de diciembre el director ejecutivo de la Asociación de Bancos Suizos (ABS), Claude-Alain Margelisch, confirmó en Ginebra que a partir de 2018 Suiza participará totalmente en el programa de intercambio automático de información bancaria promovido por la OCDE.

Fernández destacó que Panamá, a pesar de los escándalos como los papeles de Panamá, de los Waked, mantiene “su fortaleza” financiera, con activos históricos en 2016 que superan los 119.000 millones de dólares entre sus 93 bancos, la mayoría extranjeros, que “más que duplican” los mínimos establecidos de reservas de capital, liquidez y avanzan rápidamente al cumplimiento de Basilea III”.

“Algo muy positivo es el establecimiento de un banco estadounidense a fines del año pasado y ahora se prepara la llegada de un nuevo banco argentino propiedad de una casa de valores muy grande que ya está instalada en Panamá”, comentó.

Se debe “poner (esto) en perspectiva, el mundo ha cambiado, los bancos grandes en los mercados emergentes tiene un banco de maletín, por los riesgos que con llevan el manejar los costos de una operación en el exterior, ese vacío lo llenan los bancos locales y regionales, muy rápidamente”, señaló.

Añadió que la tarea también ha consistido en hacer operaciones con “más prudencia”, reducir la exposición a los créditos internacionales y en lo interno no abusar, por ejemplo, se dejó de ofrecer préstamos a ocho años para la compra de un auto, para minimizar el riesgo.

Por las nuevas regulaciones, que reconoce dificultan abrir una cuenta corriente, y la supervisión a las Personas Expuestas Políticamente (PEP) “recibo cuestionamientos fuertes, tengo quejas porque consideran excesivo el control, pero Panamá está esforzándose por cumplir efectivamente”, apuntó.

“Quien quiera delinquir lo tendrá difícil, pero esto empezó hace apenas un año, hace muchos años atrás aquí, como en otros países, no había cultura, la cultura de prevención lamentablemente era muy baja, pero ahora el que no cumple va a ser sancionado y puede recibir otras medidas más contra el negocio, y hasta la licencia bancaria puede estar en peligro”, advirtió.

Para los bancos, cumplir las nuevas normas “ya no es un tema menor”, aunque le aumenten los costos de operación, por ello los considerados “vacas sagradas” han comprendido que, por primera vez, se publique el listado de los que han sido multados por cometer faltas administrativas, mientras la Unidad de Análisis Financiero (UAF) es la que examina los expedientes para valorar si existe causa penal.

Publicar la lista de bancos sancionados “es pan de todos los días en otros países”, pero lo hizo recién porque primero hizo una campaña de docencia para hacer comprender que divulgar información sin fundamento, sobretodo por las redes sociales, “afecta a miles de depositantes, quiero que la gente esté consciente de eso, también se afecta a las corresponsalías bancarias y la calificación de riesgo”.

“La informacion (detallada) está restringida a las autoridades competentes, no se divulga por disposicion legal” y es de dos vías, la SBP informa o recibe requerimientos de la UAF o del Ministerio Público.

El sector bancario “no solo es el cuarto pilar de la economía, sino que representa el 92% del sistema financiero, resistió la crisis del 2008, por ello el proceso de divulgación de las sanciones se va a dar con periodicidad, pero actualmente todos los bancos, incluso los 9 multados y otros 12 que están bajo investigación, cumplen los requerimientos mínimos”, dijo.

El St. George Bank (Nicaragua) recibió dos multas, una por 20.000 dólares y otra por 7.500 dólares en 2016; Banco Ficohsa (Honduras) otras dos, por 90.000 y 60.000 dólares; Banco Universal tres multas, una de 1 millón y dos de 250.000 dólares cada una, antes de que fuera absorbido por el local Canal Bank; Global Bank (Panamá) pagó 42.500 dólares y la estatal Caja de Ahorros (Panamá) 260.000 y 240.000 dólares.

Además, Unibank (Panamá) fue multado con 370.000 y 210.000 dólares; Banesco (Venezuela) con 400.000 y 240.000 dólares; Austrobank Overseas (Ecuador) con 6.001 dólares, lo mismo que Banco Azteca (México), según lo divulgó la SBP en su página web.

Ricardo Fernández tiene el récord del supervisior bancario panameño que en menos de dos años ha intervenido tres bancos, el primero el mismo día que tomó posesión, el Andorra, que está aún en proceso, el Banco Universal, ya vendido al Canal Bank, y el Balboa Bank, también pendiente de venta o liquidación.

“Hemos realizado más de 100 inspecciones (auditorías) efectivas y eso es muy importante sobretodo que en mayo próximo es la revisión del GAFI”, recordó.

La SBP ha logrado que todas las juntas directivas de los bancos en Panamá tomen un curso vía internet de gobierno corporativo y próximamente dictará otro de capacitación en las nuevas reglas del sistema que serán “obligatorios” para los 26.000 empleados bancarios, con el fin de “homologar conocimientos” sobre el cumplimiento preventivo de la ley.