Debilidad de acciones de aerolíneas de EEUU inquietan al mercado

Por Mary Schlangenstein y Michael Sasso.

Los inversores en el sector de aerolíneas estadounidenses, que ya están absorbiendo el peor desempeño mensual de las acciones en un año, se preparan para más decepciones.

Un índice de Standard & Poor de las cinco mayores aerolíneas estadounidenses se desplomó 7,5 por ciento en agosto, haciendo desaparecer unos US$10.000 millones en valor de mercado. Las acciones cayeron en tanto la guerra de precios iniciada entre United Continental Holdings Inc. y aerolíneas con fuertes descuentos se propagó a más operadores y mercados.

Los analistas prevén más sufrimiento. UBS Group AG predice que esta última pelea obligará a algunos operadores a rebajar sus pronósticos para el tercer trimestre correspondientes a cada milla volada por asiento, un indicador del poder de fijación de precios que es seguido con mucha atención. La tendencia es preocupante porque las grandes aerolíneas se han jactado de que la consolidación del sector generaría ganancias más estables y mejores retornos para los accionistas y no se repetirían las reiteradas batallas de tarifas con rivales de bajo costo.

“Hemos pagado las consecuencias en los últimos 30, 45 días, porque es indudable que United comenzó a reducir tarifas para frenar a Spirit, Frontier, a quien sea, y creo que se propagó entre todas las aerolíneas que rebajan sus tarifas”, dijo Gary Bradshaw, administrador de fondos en Hodges Capital Management en Dallas, firma que tiene participaciones en las grandes aerolíneas. “Ocurrió casi de la noche a la mañana”.

El Huracán Harvey, que cerró los aeropuertos de Houston durante varios días la semana pasada, será otro freno para las ganancias debido a las cancelaciones de vuelos y un aumento en los precios del combustible para aviones.

United y Southwest Airlines Co. son probablemente las que más deberán rebajar sus pronósticos, dijo Darryl Genovesi, analista de UBS. American Airlines Group Inc. y Delta Air Lines Inc., que han sido menos agresivas a la hora de sumar vuelos y asientos, “quizá sólo se muevan un poco hacia el extremo inferior de los rangos actuales”, dijo Genovesi en una nota a los clientes.

La batalla de las tarifas que comenzó este verano entre United y aerolíneas con fuertes descuentos como Spirit Airlines Inc. y Frontier Airlines Inc. se ha propagado desde entonces a otras, como American y Southwest. El índice S&P de aerolíneas ha caído más del 14 por ciento desde el 30 de junio.

La fijación de precios del sector cayó en julio respecto del mes anterior, y “parece haberse deteriorado más” en agosto, dijo la analista Helane Becker de Cowen & Co. en una nota, mencionando reuniones con aerolíneas la semana pasada. Si bien los operadores esperan una mejora en los tres últimos meses del año en comparación con este trimestre “las tendencias de precios no son favorables actualmente”.

Se prevé que el Huracán Harvey sólo exacerbará las penurias del sector. Los precios del combustible para aviones subieron 26 por ciento desde el ciclón tropical provocado por Harvey el 25 de agosto en Texas hasta el 1 de septiembre, luego de la clausura de dos oleoductos que transportan combustible y productos refinados desde la Costa del Golfo estadounidense. El combustible para aviones generalmente es el segundo mayor gasto operativo para las líneas aéreas, después de la remuneración de los empleados.