Compradores compiten entre sí ante auge inmobiliario de Lisboa

Por Henrique Almeida.

En el mercado de bienes raíces de la zona central de Lisboa los vendedores reinan.

El auge inmobiliario de la capital portuguesa ha entrado en una nueva etapa en momentos en que la escasez de propiedades de primera categoría en el centro de la ciudad lleva a algunos compradores a ofertar por encima del precio pedido a los efectos de acceder a las últimas unidades disponibles.

“Hay una gran brecha entre la oferta y la demanda”, dijo Luis Tilli, agente de bienes raíces de HomeLovers, que tiene sede en Lisboa y vende un dúplex reciclado de 236 metros cuadrados (2.540 pies cuadrados) en el barrio histórico de Chiado a 2 millones de euros (US$2,38 millones). “Se ha llegado a un punto en que algunos inversores ofrecen pagar más que el precio pedido con tal de poder cerrar una operación”.

El resurgimiento del mercado inmobiliario de Lisboa comenzó luego de que el gobierno anterior flexibilizara el control de los alquileres y empezara a ofrecer en 2012 permisos de residencia a compradores de inmuebles no europeos, procedentes en su mayor parte de China. El régimen impositivo portugués favorable a los residentes extranjeros y un auge del turismo que llevó a la conversión de centenares de edificios en hoteles y apartamentos para alquiler temporal también han impulsado la demanda.

Dado que las viviendas disponibles en la ribera del río Tajo de Lisboa se agotan, los inversores comienzan a buscar propiedades o terrenos para desarrollar en otras zonas.

“Hay una cantidad muy limitada de edificios para comprar en el centro de Lisboa”, dijo José Cardoso Botelho, que dirige Vanguard Properties, firma inmobiliaria que controla el inversor franco-suizo Claude Berda, que ha comprado 10 edificios en Lisboa desde que empezó a invertir en la ciudad el año pasado. “Ahora hemos comenzado a buscar predios para construir en las afueras de la ciudad, pero no ha sido fácil”.

Inversión récord

Los precios de las viviendas en la ciudad subieron 35 por ciento entre 2012 y 2016, cuando alcanzaron el nivel más alto desde por lo menos 2007, según Confidencial Imobiliário, que reúne datos sobre el sector de bienes raíces. En el centro histórico de Lisboa los precios de la propiedad aumentaron 26 por ciento en el primer semestre de 2017, mientras que la cantidad de operaciones declinó 34 por ciento respecto de igual período del año pasado, indicio de la escasez de unidades disponibles.

Los precios promedio de la propiedad en los barrios históricos centrales de Baixa, Chiado y Avenida da Liberdade eran de 6.367 euros por metro cuadrado en el primer trimestre, según un estudio de la firma tasadora y consultora Prime Yield.

Se estima que el país atraerá un récord de 3.000 millones de euros en inversión inmobiliaria este año, en su mayor parte de extranjeros, muy por encima de los 1.300 millones de euros de 2016, según la firma corredora CBRE group Inc.