Cinco cosas de las que todos van a estar hablando hoy: 06 Septiembre

Por Sid Verma.

Los bonos del Tesoro estadounidense suben, el huracán Irma se acerca y se afianza una aversión al riesgo. A continuación, algunas de las cosas de las que los mercados van a estar hablando hoy.

Rendimientos en baja

Los bonos del Tesoro de Estados Unidos se mantienen firmes después que el martes la demanda por activos de refugio y los pronunciamientos conciliadores de las autoridades de la Reserva Federal provocaron una caída abrupta en los rendimientos de la nota con vencimiento en 10 años a 2,0596 por ciento, la tasa más baja desde el 10 de noviembre. La gobernadora Lael Brainard dijo que se necesita progresar más para alcanzar la meta de inflación de la Fed y justificar otro aumento de las tasas de interés. El presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari, advirtió que el ciclo de ajuste monetario tal vez haya perjudicado la economía de EE.UU. Los rendimientos de los bonos del Tesoro con vencimiento en cinco años protegidos contra la inflación también cayeron a un nivel negativo por primera vez en casi tres meses durante la sesión de ayer y se desplomó el dólar.

Otro huracán

La tormenta más poderosa que se formó en el Océano Atlántico, el huracán Irma, podría tocar tierra en Florida a partir de este fin de semana, y su potencial destructivo podría superar al del huracán Katrina. La noticia de que la tormenta se dirige hacia el tercer estado más poblado de EE.UU. hundió las acciones de líneas de cruceros y empresas de seguros y bajó el gas natural, mientras que se dispararon el jugo de naranja, el azúcar y el algodón. Como Texas aún se recupera del huracán Harvey, se anticipa que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias se quede sin dinero el fin de semana, según un asistente del Senado, lo cual redobla la presión sobre el Congreso para que le provea fondos.

Temor por el techo de endeudamiento

Los inversores presentes en la sesión del martes de la subasta de bonos del Tesoro de EE.UU. con vencimiento en cuatro semanas exigieron la compensación más elevada desde septiembre de 2008 para cubrirse del riesgo de que los políticos no logren elevar la capacidad de endeudamiento de EE.UU. antes que el país llegue a su límite de la deuda. El Tesoro vendió US$20.000 millones en notas con vencimiento en cuatro semanas a 1,30 por ciento, tasa calificada de “espantosa” por Thomas Simons, de Jefferies LLC. Algunos diputados republicanos evalúan suspender el límite de endeudamiento como parte del proyecto de ley de ayuda para la catástrofe provocada por el huracán Harvey, según dos personas al tanto de las discusiones.

Nada de riesgos

El huracán que se avecina, la batalla por el límite de endeudamiento y las amenazas nucleares de Corea del Norte suscitaron un tono de rechazo a los riesgos en los mercados globales. El índice S&P 500 cerró la sesión con una baja de 0,8 por ciento y los futuros de esa bolsa no presentaban grandes cambios esta mañana. El índice Stoxx Europe 600 retrocedió tras la caída de la mayoría de las acciones en Asia, mientras que el índice Topix de Japón revirtió pérdidas incurridas anteriormente y cerró 0,1 por ciento arriba. El euro ignoró una caída inesperada en los pedidos a las fábricas de Alemania. El oro al contado subía casi un quinto de punto porcentual y cotizaba a US$1.340,19 por onza.

Barreras al Brexit

La estrategia para el Brexit de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, sufrió un doble revés: un alto funcionario de la Unión Europea sugirió que es improbable que comiencen las negociaciones comerciales el mes que viene y el Partido Laborista opositor se está preparando para bloquear su plan para un régimen legal pos-Brexit en Londres. La primera ministra también sufrió la filtración de un anteproyecto para imponer leyes de inmigración duras que sólo permitirían la entrada al país a trabajadores altamente calificados de la UE tras su separación del bloque comercial, informó The Guardian. May tiene poco margen de maniobra: la economía británica enfrenta una desaceleración constante de los servicios en sectores orientados al consumidor y el comercio no está impulsando el crecimiento pese a la prolongada depresión de la libra esterlina.