Cierra mayor refinería de EEUU, cae producción de combustible

Por Bloomberg News.

La mayor refinería de petróleo de Estados Unidos se ha sumado a la oleada de cierres provocados por las lluvias apocalípticas de la tormenta tropical Harvey, lo que podría reducir la capacidad de producción de combustible del país al nivel más bajo desde 2008.

La planta Port Arthur de Motiva Enterprises LLC, la más grande de EE.UU., se ha paralizado por los graves problemas de inundación, según una persona al tanto de las operaciones que no quiso ser identificada porque la información no es pública. Motiva, propiedad de la compañía petrolera nacional de Arabia Saudita, dijo en un comunicado que la planta operaba a alrededor del 40 por ciento de su capacidad de 605.000 barriles al día.

Port Arthur se une a más de una docena de otras plantas texanas con una capacidad combinada de más de 4 millones de barriles al día, que han quedado al menos parcialmente fuera de línea desde que Harvey se acercó a la costa la semana pasada. Ese monto de capacidad fuera de línea podría reducir la producción de combustible de EE.UU. al más bajo nivel desde que el huracán Ike cerró varias refinerías después de azotar la costa de Texas en 2008. Los futuros de la gasolina se han disparado a su más alto precio en más de dos años, y la prima del combustible respecto del petróleo crudo ha subido a un máximo de 16 meses.

“Estos cierres ya están afectando a los mercados, los precios del crudo bajaron al percibirse una caída de la demanda y los precios de la gasolina aumentaron en respuesta a una menor oferta”, dijo Sandy Fielden, director de petróleo y productos de Morningstar Commodities Research.

Las primeras refinerías que cerraron fueron las de Corpus Christi, cerca de donde Harvey tocó tierra el viernes. Los vientos rápidamente se redujeron de un huracán de categoría 4 a una tormenta tropical, y el peligro pasó a ser el de las inundaciones, en tanto la tormenta descargaba más de 50 pulgadas (12 metros) de lluvia sobre partes de Houston. Ahora está a la deriva sobre el Golfo de México, y se espera que vuelva a tocar tierra el miércoles por la mañana cerca de la frontera entre Texas y Luisiana.

Ahora que Harvey se ha mudado del sur de Texas, Valero Energy Inc., Citgo Petroleum Corp. y Flint Hills Resources LLC se están preparando para reiniciar las refinerías de Corpus Christi, según documentos reglamentarios y personas al tanto del asunto que pidieron no ser identificados porque los planes no son públicos. Esas plantas, y otra que Valero cerró en la cercana localidad de Three Rivers, representan más de 930.000 barriles diarios o capacidad de refinación.

Los cierres de refinerías se han desplazado desde entonces hacia el norte hasta el área de Houston y las plantas estadounidenses Port Arthur y Beaumontprocesaron cerca de 17,5 millones de barriles de petróleo al día la semana que terminó el 18 de agosto. La eliminación de más de 4 millones de barriles al día de esa cifra reduciría el procesamiento al nivel más bajo desde el huracán Ike.

En tanto las inundaciones son el principal problema para las refinerías entre las secuelas de Harvey, no son el único. La refinería Galveston Bay de Marathon Petroleum Corp., por ejemplo, cerraría, según se dice, porque interrupciones del oleoducto han dejado a la planta sin crudo.

A medida que las plantas se recuperan, las reanudaciones se retrasarán a causa de los problemas de distribución y suministro de crudo, agravados por los cierres de puertos que cortan las importaciones, señaló Fielden. El puerto de Houston no tiene fecha para su reapertura, en tanto se espera que el puerto de Corpus Christi reanude operaciones normales para el 4 de septiembre.