Bancos afectados por el Brexit preparan traslado de personal

Por Gavin Finch y Steven Arons.

Los políticos británicos están luchando por lograr un acuerdo para inicios del próximo año que calme el pánico de las empresas en torno al Brexit.

Para algunas industrias, probablemente ya sea muy tarde.

Salvo que haya cambios importantes al escenario actual, los bancos globales implementarán sus planes de mudanza a inicios del próximo año, con el fin de garantizar que cuentan con oficinas ya operativas en el interior de la Unión Europea para cuando llegue el momento de que el Reino Unido deje el bloque, afirmaron personas cercanas al tema. Es poco lo que puede hacer la primera ministra Theresa May para evitar que los bancos ejecuten sus planes de contingencia, si es que no lo han hecho todavía, dijo una de las personas.

“Si no hay una dirección clara (sobre las negociaciones) al inicio del próximo año, diría que los actores de la industria bancaria deberán tomar decisiones, algunas decisiones tempranas en el peor de los casos”, dijo el segundo principal ejecutivo de Société Générale SA, Severin Cabannes, a principios de este mes, y agregó que el banco planea crear 300 nuevos puestos de trabajo en París. Necesitaríamos “cerca de un año para concretar esa medida”, afirmó.

Con las negociaciones para el Brexit estancadas desde hace meses, firmas como Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley, UBS Group AG y Royal Bank of Scotland Group Plc comenzarán a reubicar personal, infraestructura y capital en nuevos centros operativos en el interior del bloque europeo en el primer trimestre, señalaron las personas consultadas, quienes declinaron ser identificadas porque los planes no son públicos. Si bien los bancos preferirían postergar o evitar tener que implementar sus planes de contingencia, que probablemente costarán más de US$500 millones a cada firma, necesitan de al menos 12 meses para establecer operaciones completamente operativas con un número significativo de empleados sénior en el interior de la UE.

“Apenas comience el próximo año necesitaremos tener una idea clara sobre lo que va a pasar”, dijo Sylvie Matherat, jefa de regulación de Deutsche Bank AG, a inicios de este mes.

Si no se alcanza pronto un acuerdo para el Brexit, los bancos deberán prepararse para lo peor, afirmó.

El peor escenario considerado sería una salida abrupta de Reino Unido de la UE, sin un acuerdo comercial o un período de transición. El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michael Barnier, afirmó el lunes que los bancos con sede en el Reino Unido perderán acceso al mercado único como una “consecuencia legal” del divorcio entre el país y el bloque.

El secretario británico para el Brexit, David Davis, dijo recientemente que estaba determinado a mantener la competitividad del distrito financiero de su país y que negociaría un período de transición de dos años. Pero los bancos temen que sea muy poco, y muy tarde. Ése es, ciertamente, el mensaje que están recibiendo de los reguladores de la UE. Uno de ellos advirtió que el primer trimestre de 2018 será “el punto de no retorno” para que los bancos pongan en marcha sus planes de contingencia y comiencen a reubicar a su personal.