Aumenta la financiación alternativa entre empresas

Fuente: La Estrella de Panamá

Las dificultades de las pequeñas y medianas empresas de Latinoamérica para obtener crédito en las instituciones bancarias les está llevando cada vez más a métodos y fuentes alternativas de financiación, según un nuevo estudio.

El factoraje y otros servicios de financiación alternativa han registrado un repunte en la región, un elemento ‘prometedor’ para las pequeñas y medianas empresas, para la industria financiera alternativa y para el comercio mismo, dijo la empresa proveedora de servicios financieros ePayMe en su estudio, adelantado ayer.

Según una encuesta de la Organización Mundial de Comercio (OMC), para el 41.6% de los negocios latinoamericanos las formas de financiación para el comercio eran un gran obstáculo para las exportaciones de sus compañías en 2013.

En 2015 el volumen de financiación a través del factoraje en Latinoamérica ascendió a 1,500 millones de dólares, cifra que aún no es muy elevada, pero que es ‘casi el doble del volumen de apenas dos años antes’, asegura el informe sobre ese método, que permite a las compañías obtener anticipos financieros con la negociación de los créditos que poseen.

Eso se compara con la evolución global del volumen de factoraje en las exportaciones, que ha tenido un aumento estable desde 2009, al pasar de 80,000 millones de dólares a 280,000 millones en 2015.

En Latinoamérica y el Caribe el avance ha sido generalizado, exceptuando en Chile, país que ha registrado una drástica pérdida en medio de una declinación del comercio debido a la crisis originada por la caída de los precios de las materias primas.

Los países que lideran el avance en el factoraje transfronterizo en Latinoamérica son México, Colombia y Brasil, y ‘las cosas siguen acelerándose’, agregó el estudio.

En México, el décimo mayor exportador del mundo, el factoraje para la exportación aumentó en un 12% entre 2014 y 2015.

El informe de ePayMe indica que las pequeñas y medianas empresas, un importante motor de las exportaciones y las que más sufren la constricción del crédito, suponen el 99.8% del total de compañías de México y son responsables del 72% de los empleos del país.

El informe menciona datos de la consultora en administración McKinsey, que estima que las pymes mexicanas tienen 60,000 millones de dólares en necesidades financieras no satisfechas.

En cuanto a Colombia, asegura que hay unas 90,000 negocios que se clasifican que aportan el 40% del PIB del país y el 80% del total de empleos, pero los bancos, como en otros lados, son restrictivos a la hora de financiarlas por considerarlas un riesgo de crédito.